Páginas vistas en total

lunes, 24 de septiembre de 2012

VAQUEIROS EN LA TIERRA DE LOS PASIEGOS


El pasado fin de semana, los voluntarios de la Asociación de Pescadores El Banzao, se desplazaron a Cantabria para acometer una limpieza fluvial en el río Pisueña. Esta actividad se realiza en el marco del proyecto Escuadras Fluviales, que el colectivo de pescadores de Tineo, está desarrollando en el Programa de Voluntariado en Ríos que el MAGRAMA está promoviendo a nivel nacional.

Esta visita a la cuenca del Pas, fue posible gracias a la colaboración de la Sociedad Cántabra de Pesca Conservacionista, FARIO CANTABRIA, que se ha volcado en la organización y desarrollo de esta limpieza durante el fin de semana. Los pescadores tinetenses salieron el sábado a las seis y media de la mañana de Tineo con rumbo a la vecina comunidad autónoma de Cantabria, para juntarse con los amigos de Fario en la localidad de Selaya, en las orillas del río Pisueña, más de cuarenta voluntarios, hicieron acto de presencia en esta convocatoria en el aparcamiento del campo de futbol de esta localidad. Los voluntarios se repartieron en grupos para comenzar los trabajos de limpieza de las riberas del Pisueña y de su afluente, El río Seco. Una temperatura muy alta para la época del año en la que nos encontramos hizo que la jornada se realizara con total normalidad.



Además de las actividades de limpieza, el Proyecto Ríos de Cantabria, también se sumó a la actividad para realizar un control de calidad de agua, tanto en el apartado químico de sus aguas, como de la biodiversidad asociada a los ecosistemas fluviales.

El Pisueña, presentaba un caudal muy bajo, que facilitó la recogida de restos: plásticos de origen doméstico y ganadero, chatarras, neumáticos, envases… Los voluntarios fueron recogiendo manualmente estos restos, depositándolos en bolsas que posteriormente y gracias a dos remolques proporcionados por los compañeros cántabros, se fueron concentrando en la zona consensuada con el Ayuntamiento de Selaya.  Por su parte el Río Seco, que como su propio nombre indica, presentaba un cauce totalmente sin agua, acumulaba gran cantidad de restos de origen doméstico que poco a poco fueron recogidos por los participantes.


Al final de la jornada, aproximadamente tonelada y media de residuos, fueron retirados por los más de cuarenta voluntarios que acudieron a la llamada de las dos asociaciones organizadoras. Una vez finalizados los trabajos, se realizó una comida de confraternización entre los voluntarios, donde no faltaron los productos cántabros ni los asturianos: los choscos, lacones y sidra de los asturianos, se juntaron a las viandas de la tierra, donde no faltaron la carne y las quesadas, de tal forma que las culturas pastoriles de ambas zonas: vaqueiros y pasiegos se daban la mano en este evento.


La jornada dominical contó con una menor participación que el sábado pero aún así, casi treinta participantes continuaron con su labor en orillas del Pisueña, en esta ocasión el ámbito de actuación fue el municipio de Castañera. En esta localización, el río ya cuenta con un mayor tamaño, a pesar del escaso caudal que baja en este final de verano y comienzo de otoño. Al final de la jornada, más de media tonelada de residuos fueron depositados en el punto limpio de la localidad. Una comida campestre de los participantes puso la guinda a estas dos jornadas en la que se realizó la limpieza de unos siete kilómetros de rio, extrayendo casi dos toneladas de diferentes restos, participando en el conjunto de ambas limpiezas unos setenta voluntarios.
 

Estas cifras, hacen que desde la Organización del proyecto nos sintamos muy orgullosos de los resultados obtenidos. Queremos agradecer a los ayuntamientos de Selaya y Castañera su disposición a la recogida de los residuos, a los miembros del Proyecto Ríos Cantabria, que se sumaron a la iniciativa y mención especial, a los amigos de Fario que se han volcado en todas las facetas organizativas y de desarrollo para que este fin de semana haya sido una de las jornadas más espectaculares de todas las ediciones del proyecto Escuadras Fluviales.  Agradecer a todos los voluntarios y voluntarias que han sacrificado su fin de semana en esta campaña de limpiezas, participantes venidos de Asturias, de Cantabria, del Pais Vasco y de Castilla León, nuestro eterno agradecimiento a todos ellos.




Esta limpieza, ha sido la primera ocasión en el que el proyecto Escuadras Fluviales ha abandonado el Principado de Asturias, una experiencia más que positiva dado que este tipo de acciones no solo sirve para comparar y conocer otras formas de trabajar, si no que permite crear lazos de colaboración entre diferentes colectivos que tienen unos objetivos similares. Seguro que no es la última actividad que vamos a realizar juntos. Nos vemos en el río. 

No hay comentarios: